El Ejecutivo envió al Senado el pliego de Elena Highton

La postulación se formalizará en la próxima sesión de la Cámara alta
(0)
26 de abril de 2004  • 21:04

El Poder Ejecutivo envió hoy al Senado el pliego mediante el cual postula a Elena Inés Highton de Nolasco para integrar la Corte Suprema de Justicia de la Nación en lugar del destituido Eduardo Moliné O´Connor.

Con esta nominación, y descontando el acuerdo al pliego de Cármen Argibay, se completará el máximo tribunal tras las vacantes producidas por la renuncia de Guillermo López y por la destitución de Moliné O´Connor.

Al igual que el pliego de Argibay, el pedido para la nominación de Highton será girado a la comisión de Acuerdos, encargada de implementar el procedimiento que incluirá la audiencia pública en la que el postulado responde las preguntas de los senadores.

El pliego de Highton ingresó al Senado el viernes a última hora y recién se formalizará su presentación en la próxima sesión del cuerpo.

Una vez cumplido este paso se iniciaron los plazos reglamentarios que incluirán como primer paso la apertura del período para presentar adhesiones e impugnaciones.

Teniendo en cuenta que el Senado aprobó en la última sesión una reducción de los plazos reglamentarios que debe seguir la nominación es muy probable que el pliego de Highton sea aprobado antes que el de Argibay.

El pliego de Argibay ingresó al Senado hace un mes y sólo la semana última se cumplió con el cierre de la recepción de adhesiones e impugnaciones.

Fundamentos

En los fundamentos de la propuesta de Highton, el Poder Ejecutivo destaca "su capacidad técnica y jurídica y su destacada trayectoria pública y académica".

"Entre las opiniones presentadas ante el Poder Ejecutivo se recibieron una gran mayoría favorable a su propuesta", agrega.

En este sentido, destaca que "la mayoría de las opiniones a favor se sustentan en su intachable desempeño en el Poder Judicial, que comprendió tanto su trabajo desde la judicatura como en grupos de formación para los miembros del Poder Judicial".

"Las efectuadas en contra se centran casi exclusivamente en las opiniones que vertiera, en una publicación doctrinaria, sobre la problemática del aborto, tratada en el marco de la responsabilidad civil y sus derivaciones en materia de eventuales reclamos de daños y perjuicios", explica.

"Dentro de este contexto -aclara- las opiniones doctrinarias sobre un tema como ese forman parte de su libertad de expresión dentro del ámbito académico y del pluralismo de ideas, no afectando su idoneidad para desempeñar la alta función para la que es convocada".

Fuente: Télam

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.