El Ejército desoyó órdenes de Defensa

Controvertido traspaso de terrenos
(0)
30 de octubre de 2000  

Entre el Ministerio de Defensa y el Ejército se ha generado una suerte de conflicto porque la fuerza desoyó la orden de no entregar un predio de 362 hectáreas a Salta, ubicadas en la capital provincial.

El motivo es que la justicia federal investiga esa operación, iniciada en 1995 y que, según informó La Nación el 29 de agosto último, se efectuó sin licitación y con un precio para el predio del Ejército entre cinco y 31 veces inferior al real.

La gobernación de Salta entregará el terreno a empresas privadas que construirán barrios, en un negocio inmobiliario de $ 420 millones.

"Sí, hubo órdenes verbales y escritas, y reiteradas", confirmó a La Nación el secretario de Asuntos Militares de la cartera, Angel Tello.

Pese a ello, el 20 de este mes el gobernador salteño Juan Carlos Romero afirmó al diario El Tribuno, de esa provincia, que se había concretado la cesión del terreno y que las excavadoras de la provincia ya trabajaban en el sitio.

Para ese entonces,el Ejército y Defensa ya habían sido informados de que el ingeniero y constructor salteño Jorge Federico Méndez había denunciado la operación en la justicia federal y en la Oficina Anticorrupción. El fiscal Carlos Stornelli realizó una investigación preliminar y, tras el sorteo, el expediente recayó en el juez federal Gabriel Literas.

A raíz de las afirmaciones del gobernador Romero, un vocero del ministro de Defensa, Ricardo López Murphy, dijo a La Nación que Tello había ordenado a la fuerza que las máquinas de la provincia cesaran su tarea. Sin embargo, el corresponsal de este diario en Salta verificó que las máquinas continuaron trabajando y abrieron calles internas en el terreno.

Falta escriturar

El predio forma parte del Campo GeneralBelgrano, de 3500 hectáreas, propiedad del Estado nacional. Allí se realizó un ejercicio conjunto con el ejército de Bolivia, al que asistió el jefe del Estado Mayor, teniente general Ricardo Brinzoni.

El convenio inicial con Salta lo firmó en 1995 el entonces jefe de la fuerza, general (R) Martín Balza, y fue refrendado por el ex ministro de Defensa Jorge Domínguez en 1998, pero aún falta que su sucesor López Murphy firme la escritura traslativa del dominio con el gobierno de Salta. El ministro de Defensa resolvió no hacerlo hasta que se aclare la situación. "Esto requería una licitación", dijo Tello.

La operación, sostuvo Méndez, habría resultado un pésimo negocio para el Ejército y el Estado nacional "porque además de subvaluarse esas tierras, el gobierno de Salta no las paga en efectivo, sino con refacciones en cuarteles y la construcción de 49 viviendas para la fuerza que parecen sobrevaluadas. El contrato venció y Salta no había completado las obras".

El coronel mayor Jorge Olivera, jefe de la V Brigada de Salta, no respondió las consultas de La Nación .

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.