Opinión. El encuentro de Favaloro y don Arturo