El establishment se pregunta cuál es el verdadero Kirchner

Apoyos y dudas entre los empresarios
(0)
26 de mayo de 2003  

Las ganas de apoyar una nueva etapa no ocultaron cierto recelo y dudas ante cuestiones que son consideradas básicas en el mundo de los negocios. Al establishment argentino le gusta la idea de que un nuevo gobierno hable de solvencia fiscal, de crecimiento sostenido y de racionalidad económica, pero le preocupa que se les transmita a los acreedores la sensación de que nadie sabe si cobrarán.

Esa fue la idea que quedó en la mayor parte de los empresarios y economistas consultados por LA NACION tras el discurso de asunción de Néstor Kirchner. A pesar de que todos midieron de manera deliberada las declaraciones hasta saber exactamente cuáles serán los pasos del Presidente.

Cristiano Rattazzi, presidente de Fiat, fue anoche quien mejor resumió el ánimo empresarial. "Hablar es fácil; hacer es mucho más difícil. Veremos qué es lo que hace, independientemente de lo que se declara", dijo.

De todo el discurso hubo una frase que hizo que muchos hombres de negocios se tomaran la cabeza. Fue cuando dijo: "No se puede volver a pagar deuda a costa del hambre y de la exclusión de los argentinos", y que no se pagaría si la situación no mejoraba.

La clave, según Abram

El economista Aldo Abram, de la consultora Exante, fue de los pocos que lo cuestionaron en voz alta. "La Argentina declaró el default en 2002 y ese año fue el que tuvo la mayor cantidad de pobres e indigentes. No pasa por ahí, sino por cambiar la falta de reglas claras que hubo en el gobierno anterior para que vuelvan las inversiones. Esa es la clave."

Las dudas se extendieron a algunos empresarios, pero en voz baja. "¿Cómo que no vas a pagar cuando puedas? ¿Y cuándo vas a poder? -se preguntaba el presidente de una compañía multinacional con años en la Argentina-. Es un discurso peligroso: mejor sería decir que se tiene voluntad de pago, y después pagar lo que se pueda. Creo que lo planteó al revés."

Un ejecutivo de una empresa de servicios públicos coincidió: "No se vieron las aristas dogmáticas de la semana pasada, pero Kirchner navega entre dos aguas. Por un lado dice No somos los hombres del default , pero por el otro que No vamos a pagar a costa del hambre . ¿Qué significa eso? ¿Cuál es el verdadero Kirchner?"

Apoyo de Cortina

Hubo, de todos modos, palabras de respaldo de grandes grupos económicos. El español Alfonso Cortina, presidente de Repsol YPF, le deseó suerte al Presidente y agregó: "Ratificamos nuestra voluntad de continuar el fortalecimiento de nuestro vínculo con el país, atestiguado por el importante nivel de inversiones genuinas y productivas".

La Asociación de Bancos de la Argentina (ABA) transmitió también un mensaje: "Es una gran oportunidad para sentar las bases de un crecimiento sostenido. ABA tiene toda la expectativa para pensar que el gobierno de Kirchner se encamine en ese sentido".

La asociación de bancos privados de capital nacional (Adeba) dijo que Kirchner había formulado "un esperanzador llamado a la unión nacional" y reclamó la cooperación de todos los sectores.

Según Héctor Masoero, presidente de Techtel, la empresa de telecomunicaciones de Techint, "fue un discurso pragmático y con una visión acertada de la realidad. Dijo que no iba a gastar más de lo que entrara, que no se va a endeudar y que no va a emitir. Como objetivos son muy loables. Hay que ver cómo se implementan".

Apoyo con reservas

  • Alfonso Cortina (Repsol YPF)

    "Ratificamos nuestra voluntad de continuar el vínculo con el país, atestiguado en inversiones"
  • Cristiano Rattazzi (FIAT)

    "Hablar es fácil; hacer es mucho más difícil. Veremos qué es lo que se hace"
  • Aldo Abram (Exante)

    "Debe cambiar la falta de reglas que mostró el gobierno anterior para que vuelvan las inversiones"
  • Héctor Masoero (Techtel)

    "Fue un discurso pragmático y con una visión acertada, pero ahora hay que ver cómo lo implementa"
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.