"El Estado debe limitar los excesos capitalistas"

Lo afirma Manuel Herrera, candidato presidencial de la DC
(0)
11 de noviembre de 2002  

Austeridad, honestidad, capacidad. El candidato presidencial de Causa y la democracia cristiana (DC), Manuel Herrera, prometió que, si llega al poder, ésos serán los tres pilares de su gestión.

"El capitalismo es el mejor sistema que conocemos, pero el Estado debe limitar sus excesos", advierte el empresario y ex titular de la Unión Industrial Argentina (UIA), que recibió a LA NACION en su departamento de Barrio Norte.

"Al pueblo brasileño lo extorsionaron con la suba del dólar, pero igual votó como quería. Ojalá que acá pase lo mismo", se ilusiona Herrera. "Nuestra estrategia es convocar, desde el gobierno, a lo mejor de la Argentina, sin importar su signo político. Hay que dejar de lado las posiciones dogmáticas, y Lula es un ejemplo en ese sentido", agrega.

-¿Cómo se arregla un país quebrado?

-La Argentina no está quebrada ni fundida, tenemos que dejar de dar lástima. Los países son pobres o ricos, más que por sus recursos naturales -que los tenemos- por la capacidad de su gente. Cinco presidencias históricas -las de Urquiza, Mitre, Sarmiento, Avellaneda y Roca- transformaron lo que era una aldea miserable en una nación próspera. Aún disponemos de todos los elementos para salir a flote: material humano, recursos naturales, infraestructura. El problema es que fue pulverizado el mercado interno y el default nos aisló del mundo.

-¿Cuál es la salida al aislacionismo que generó el default?

-El país tiene que estar bien inserto en el mundo: ni economía cerrada ni apertura extrema. Debemos redefinir, perfeccionar y extender el Mercosur; avanzar hacia un bloque latinoamericano tomando el modelo de la Unión Europea y -sólo después- negociar con las potencias.

-¿Qué medidas promueve para reconstruir el mercado interno?

-Una suba nominal de los salarios no, porque generaría inflación. La clave para recomponer el poder adquisitivo pasa por efectuar un cambio de raíz en el sistema impositivo. Bajaremos a no más del 5% el IVA a los medicamentos, los servicios públicos esenciales y una canasta básica de alimentos; y reduciremos el impuesto a las ganancias para las categorías de menores ingresos. Además, vamos a eliminar las retenciones a las exportaciones agropecuarias. Para compensar, planeamos crear un tributo del 50% a la transferencia de divisas al exterior.

-¿Qué harían con la deuda externa?

-Vamos a reclamar ante tribunales internacionales para que se declare la ilegitimidad de parte de la deuda, y renegociaremos con los acreedores una reprogramación a 30 años, con dos de gracia y a una tasa de interés menor. A cambio, nos comprometemos a depositar en algún prestigioso banco extranjero un porcentaje de los ingresos por exportaciones. Así, garantizaríamos el cumplimiento de los pagos. Hablé con banqueros de afuera y la propuesta les pareció razonable.

-¿Devaluar fue lo correcto?

-La devaluación asimétrica destruyó los ingresos de la gente. No era la mejor manera de dejar la convertibilidad. Antes se debió haber trabajado para desdolarizar la economía, y así poder salir ordenadamente de la trampa cambiaria. Ahora no podemos seguir con la venta ilimitada de dólares. Hay que fijar restricciones para que el precio de la divisa se ubique cerca de los 2,50 pesos.

-¿Está de acuerdo con la pesificación de las deudas?

-Si se mantiene la pesificación de las deudas indexadas por el CER, aun las empresas que creen haberse beneficiado con la medida irán a la quiebra. Proponemos redolarizar las obligaciones, postergándolas cinco años, con dos de gracia y a un interés bajo. Y crearemos un fondo para que en diez años se rescaten todos los bonos provinciales.

-¿En qué consiste la reforma política que alientan?

-Impulsamos una reforma constitucional que recupere el espíritu de la Carta Magna de 1853, e incluya la posibilidad de revocar los mandatos por consulta popular, como pasa en Suiza. No habrá más viajes en primera clase ni hoteles de lujo para los funcionarios públicos. Restringiremos los gastos y la cantidad de asesores. Además, queremos eliminar el tercer senador, volviendo a dos por provincia. Nuestro objetivo es lograr un fuerte superávit fiscal.

-¿Cómo se termina con el hambre y el desempleo?

-A partir del 26 de mayo no quedará una sola persona con hambre en la Argentina. Paralelamente, fomentaremos la creación de puestos de trabajo, porque no basta con darle de comer a la gente. Desarrollaremos un plan intensivo de generación de empleo.

Cúneo, el vice

  • Tras haber militado en el Frepaso, y luego de un fugaz paso por ARI, Manuel Herrera fundó en febrero de 2001 su propio partido, Causa Convocatoria Abierta. Este año selló una alianza con la Democracia Cristiana, que por primera vez desde 1983 presentará candidatos en elecciones presidenciales, aunque con un extrapartidario encabezando la fórmula. Eduardo Cúneo, jefe de la DC, completa el binomio.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.