Suscriptor digital

El Estado dispuso indemnizar a Hagelin

(0)
20 de marzo de 2000  

El Estado argentino hará efectiva la indemnización por los daños morales que le causó a Ragnar Hagelin por la desaparición de su hija Dagmar, el 27 de enero de 1977.

Por ese motivo, el presidente Fernando de la Rúa recibirá en una audiencia, entre hoy y mañana, al padre de la joven sueca.

En su primera visita al exterior como jefe del Estado, en enero último, De la Rúa se entrevistó con el economista jubilado, que vive desde 1989 en Estocolmo.

El encuentro se realizó en el Grand Hotel de Estocolmo, cuando el mandatario viajó para participar del Foro Internacional sobre el Holocausto, que se realizó en la capital sueca.

Casualmente, el día de la reunión se cumplían 23 años de la desaparición de Dagmar, la menor de dos hermanos, que vivía en el barrio porteño de Belgrano con su familia.

La mañana del 27 de enero de 1977, la joven desapareció cuando se dirigía a visitar a una amiga. El ex marino Alfredo Astiz fue acusado en ese caso.

En Suecia, Ragnar Hagelin reclamó al Presidente por la indemnización que le debía el Estado.

Promesa en Suecia

De la Rúa se comprometió entonces a agilizar los trámites para resarcir "el daño moral causado por la privación ilegítima de la libertad y posterior desaparición de su hija", tal como dice en el documento que se firmó el viernes último en la Capital ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

En la Cancillería se explicó que por pedido de Hagelin no se daría a conocer el monto de la indemnización.

Sin embargo, trascendió que la cifra rondaría los 700.000 pesos.

Tras la firma del convenio entre Hagelin y el Estado argentino, el padre de la joven desaparecida expresó su conformidad con el acuerdo y aprovechó para agradecerle "públicamente al Presidente el invalorable gesto" que tuvo al recibirlo hace algo más de dos meses en Suecia.

Hagelin afirmó: "Me voy contento porque después de diez años de frustraciones, de un gobierno que no me escuchó jamás, el actual, apenas empezó, me brindó una solución en forma espontánea".

Por su parte, el embajador Leandro Despouy, que actuó como representante del gobierno argentino, resaltó la importancia del acuerdo que se realizó "de conformidad con la legislación y la jurisprudencia argentinas. Es un imperativo de justicia que alguien que durante muchos años fue privado de la posibilidad de acceder a una reparación que se merecía finalmente la obtenga".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?