El eventual desafuero chocaría con la lealtad de los gobernadores

De Vido tendría apoyo del PJ en el Congreso en caso de que se trate su salida
Gustavo Ybarra
(0)
26 de septiembre de 2017  

"Se están protegiendo ellos. Cómo no van a proteger a Julio." La frase pertenece a un legislador del PJ y anticipa la actitud que adoptarían los diputados que responden a la mayoría de los gobernadores peronistas ante un eventual pedido de desafuero a Julio De Vido de parte de la Justicia.

Sin embargo, que mantenga el apoyo de los gobernadores no le garantizaría a De Vido que se repita la escena de julio último, cuando los caciques provinciales le salvaron el pellejo al votar en contra del intento oficial por expulsarlo de la Cámara baja.

Es que el recambio de diciembre reducirá la representación kirchnerista en Diputados. Además habría que ver la reacción de aquellos bloques que, como los de la izquierda, se abstuvieron argumentando que no había un pedido judicial.

Como contrapartida y a favor del ex ministro, habría que contar que en diciembre ingresará una mayor cantidad de diputados del PJ con línea directa con los gobernadores. Este fenómeno, que a su ex jefa política le jugará en contra -de hecho, esos legisladores no se sumarían al bloque del FPV-, podría salvar a De Vido.

Es que la lealtad de los mandatarios peronistas con el ex funcionario kirchnerista es "a prueba de balas", según un diputado con un importante cargo en la conducción del bloque del FPV.

"Cuando ella (por Cristina Kirchner) estaba en el pico de su estilo monárquico y se negaba a atenderlos, los gobernadores terminaban en lo de Julio para ver qué podían conseguir", explicó un diputado a LA NACION. "Es más, sin que se enterara Cristina, atendía a los desterrados por la presidenta", agregó un histórico dirigente peronista con despacho en el Senado.

Estas actitudes, más 12 años de conceder obras públicas, son la principal causa de la adhesión que De Vido reúne entre los diputados que responden a los mandatarios provinciales del PJ.

En la votación de julio último, los gobernadores aportaron 35 votos que fueron vitales para elevar a 95 los rechazos y hacer imposible que el pedido de expulsión alcance la mayoría de dos tercios requerida.

Los que respondieron al llamado de la lealtad fueron los gobernadores de Formosa, Gildo Insfrán; de La Rioja, Sergio Casas; de Catamarca, Lucía Corpacci; de San Juan, Sergio Uñac; de Entre Ríos, Gustavo Bordet, y de Chaco, Domingo Peppo. A ellos se sumó Claudia Ledesma de Zamora, de Santiago del Estero.

Salvo Corpacci e Insfrán, el resto asumió el cargo en 2015. Sin embargo, todos tienen un fuerte lazo con las administraciones provinciales anteriores, tanto como funcionarios o vicegobernadores, y por lo tanto con la obra pública en tiempos de kirchnerismo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.