El ex presidente hizo escala en Córdoba

Asistió a la asunción de Kammerath.
(0)
11 de diciembre de 1999  

CORDOBA.- Con la presencia de Carlos Menem, que viajó especialmente para acompañar a su "amigo", Germán Kammerath asumió ayer como intendente de la ciudad, mientras la "barra" justicialista vivó al ex presidente en cada oportunidad que tuvo.

Tal como hizo el gobernador José Manuel de la Sota, Kammerath inició su gestión con el anuncio de una reducción impositiva del 30 por ciento, una moratoria tributaria con facilidades de pago de hasta 48 meses y un régimen de incentivo para los contribuyentes cumplidores, tal como prometió en la campaña electoral.

Menem llegó a la Legislatura provincial más tarde de lo previsto y bajo una lluvia torrencial, por lo que el juramento del intendente se realizó con dos horas de demora. En los sillones preferenciales de la sala aguardaban Mauricio Macri, que viajó "porque Kammerath es un amigo"; el gobernador electo de Tierra del Fuego, Carlos Manfredotti, y los funcionarios provinciales y futuros miembros del gabinete municipal.

En su discurso, Kammerath se dirigió al ex presidente: "Como amigo le agradezco su presencia en este día".

Menem, por su parte, dijo estar "más tranquilo que agua de tanque". Respecto de los temores que podría inspirarle una posible investigación sobre su gestión, indicó: "Yo le temo a Dios y a nadie más. Ya me han investigado diez veces y, ¿cuál ha sido el resultado?, el archivo". Dijo que no escuchó el discurso que Fernando de la Rúa pronunció ayer en el Congreso, aunque aseguró que lo leerá. Cuando le advirtieron que el Presidente había sido "duro" con él, respondió: "Pero ya no me entran balas. Miren qué país dejamos. Lo dejé mejor que nunca; están abriendo el paraguas antes de que llueva".

Luego, Menem se trasladó a la casa de De la Sota, en Villa Carlos Paz, donde se realizó la cena de festejo por el inicio de la nueva gestión.

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.