El exilio de Stiuso: el ex espía teme y espera para contraatacar

Fue citado para el lunes por el Gobierno, pero pocos apuestan a que se presentará; cree que puede terminar preso o muerto; estaría fuera del país al resguardo de servicios extranjeros
Fue citado para el lunes por el Gobierno, pero pocos apuestan a que se presentará; cree que puede terminar preso o muerto; estaría fuera del país al resguardo de servicios extranjeros
Hugo Alconada Mon
(0)
4 de abril de 2015  

Antonio "Jaime" Stiuso calla y espera. Quienes aún mantienen contacto con él afirman que el hombre que dominó los hilos de la Secretaría de Inteligencia (ex SIDE) durante todo el kirchnerismo espera el momento adecuado para iniciar lo que mejor sabe hacer desde hace décadas: operaciones de contraofensiva.

El Gobierno lo citó para que pasado mañana se presente en la sede de la central de inteligencia para "dar explicaciones" sobre su vínculo con el fallecido fiscal Alberto Nisman. Pero muy pocos creen que lo vaya a hacer. Casi todos aseguran que no está en el país, tal como afirmó su abogado, Santiago Blanco Bermúdez. Y dicen que por ahora no piensa volver, ¿desde Miami? Otros se preguntan si se cuida solo o, como cuentan sus allegados, acaso como maniobra de distracción, lo custodian servicios extranjeros con los que supo trabar buena relación.

Stiuso está convencido de que si reaparece ahora, el Gobierno buscará meterlo preso. También teme terminar muerto. Como Pedro "el Lauchón" Viale, otro agente de la ex SIDE de su máxima confianza, que murió regado de balas del Grupo Halcón, de la policía bonaerense, en un operativo de julio de 2013 que la Justicia sospecha que fue un asesinato apenas disimulado.

Stiuso, "Jaime" o "Aldo Stiles" -su nombre oficial como espía-, ahora ex director general de Operaciones de la SIDE, sabe mucho de todas estas cosas, dicen seis fuentes que lo conocen -tres de las cuales aún mantienen contacto con él- y que accedieron a dialogar con LA NACIÓN bajo estricta reserva de sus nombres.

Sabe de operativos legales y de los inconfesables, de aprietes y de muertes. Por eso calla y espera su momento, cuando sólo pasaron unos días desde que la Cámara Federal confirmó la desestimación de la denuncia de Nisman contra la Presidenta y otros funcionarios por el pacto con Irán.

"Este señor no está pensando en cómo atajar el penal del día. Está mirando hacia adelante. Meses por delante. En algún momento sacará todo a la luz", afirma un estrecho colaborador. Por separado, otro hombre de su entorno avanza por esa línea: "Sabe que si reaparece ahora, es boleta. Pero él tiene las dos terceras partes que Nisman iba a exponer en el Congreso", sostiene. Y un tercero abunda: "Vendrá la reacción; se llevó material", sin precisar más.

Autor de dos libros indispensables -SIDE, la Argentina secreta y Código Stiuso-, el periodista Gerardo Young ahonda en el segundo de ellos sobre su pasado y lo que puede deparar su futuro. "La historia nos mostró que [Stiuso] siempre planifica lo que va a hacer. Y que no tiene apuro, porque es calculador y tiene la paciencia necesaria para proyectar una venganza precisa y a su tiempo", alerta.

Frío, escurridizo, obsesivo, amoral, cuidadoso, sórdido, eficiente y varios calificativos más que le cuelgan a Stiuso quienes trabajaron con él. En particular, desde que se convirtió en el verdadero jefe operativo de la ex SIDE entre 2002 y fines de 2014. Pero por eso mismo dos informantes que lo conocen desde hace años tampoco descartaron ante LA NACIÓN que Stiuso evalúe un acuerdo con la Casa Rosada a cambio de su silencio. Al fin y al cabo, él se encargó de investigar a Carlos Menem candidato a pedido del alfonsinismo, para luego seguir su ascenso con el riojano en la Casa Rosada y, ya con Néstor Kirchner como presidente, entregó en mano la carpeta de cartulina amarilla de la ex SIDE sobre el santacruceño.

Otros no lo creen posible. "Jaime es un obsesivo y la causa AMIA es su mayor obsesión. Tocar esa causa es como tocarle a un hijo. El pacto con Irán lo sintió como una traición. Eso no quedará así", promete -o desea- uno. Y recuerdan dos precedentes: cómo esperó su momento frente a Raúl Guglielminetti, que antes lo había humillado, y contra el ex ministro de Justicia de Kirchner Gustavo Beliz, quien había mostrado su rostro por televisión en 2003. De hecho, entre el ministro y el espía, Kirchner se quedó con el proveedor de carpetas, y Beliz debió exiliarse en Estados Unidos.

¿Cuán obsesivo es? Cuando vivía en Buenos Aires, hacía sus compras todos los sábados, pero en diferentes supermercados, y no pedía delivery de comida, por temor a un envenenamiento. Tampoco dejaba que nadie ingresara a su departamento sobre la avenida Callao casi Las Heras, en el barrio Recoleta. Ni siquiera una empleada doméstica. Sólo dejó que lo ayudara una tía de su segunda mujer.

¿Paranoia? "Es parte de su trabajo como jefe máximo de Operaciones: no deja ninguna vulnerabilidad abierta, ningún flanco débil", argumenta uno de sus ex jefes (formales) en la ex SIDE. "No es paranoide, es protocolo. Lo mismo ocurre con los pilotos antes de despegar, que durante 10 minutos verifican todo un listado. No es de obsesivos, es protocolo de seguridad."

Por el mismo motivo, Stiuso resguardó sus comunicaciones entre 150 teléfonos habilitados a su nombre, de los que seis o siete podían colgar de su cinturón al mismo tiempo. No repetía la ruta para ir de su casa a las oficinas de la ex SIDE frente a la Casa Rosada o la base de la Dirección de Contrainteligencia sobre la calle Estados Unidos. Y, sobre el final, ni siquiera dejaba que los choferes de la propia SIDE lo trasladaran.

¿Está golpeado por las muertes violentas del Lauchón y de Nisman? Sí. ¿Por su desplazamiento de la ex SIDE? También. Pero más aún por la prevalencia que tomaron dos de sus rivales en el mundillo de la inteligencia: Fernando Pocino -el único de todos los directores al que no desplazó Oscar Parrilli; por el contrario, lo ascendió al cargo que tenía Stiuso- y el teniente general César Milani, al que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner encargó tareas de inteligencia interna propias de la ex SIDE.

¿Sufre problemas de salud? Algunos, desde hace tiempo. De hecho, la foto de su rostro que filtró el Gobierno es la que tomó Migraciones cuando retornó de Punta del Este. Aparece hinchado por la medicación. Algunos dicen que arrastra dolencias en los riñones; otros, que lo medicaron con corticoides.

¿Está viviendo fuera de la Argentina? La mayoría lo cree en el exterior, en Miami, bajo protección de los amigos que forjó en los servicios de Estados Unidos e Israel durante la investigación del atentado contra la AMIA. Otros son más cautos: "No está visible. Punto", dice uno de sus más estrechos colaboradores, que ríe ante la insistencia: "Digamos que no está para que lo encuentren rápidamente".

Young remarca, sin embargo, que Stiuso tiene fecha de vencimiento: "Conservará poder mientras sus secretos tengan valor, pero ya no volverá a ser el mismo", entre otros motivos, porque con la exposición de su nombre, de su rostro, de sus acciones y su desplazamiento de la Secretaría, "su poder se desvanece".

De protegido a perseguido

La ofensiva del Gobierno

Tras años de servicios prestados al kirchnerismo, quedó como blanco predilecto de la Casa Rosada. Lo acusan de ser el artífice de la denuncia de Nisman

Declaración y partida

Se presentó en secreto a declarar ante la fiscal Viviana Fein en la causa por la muerte de Alberto Nisman. Después se fue del país

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.