El FMI, según Cavallo