El FMI tuvo cuatro citas con la oposición

El denominador común fue la preocupación por la sustentabilidad del plan
Alan Soria Guadalupe
(0)
24 de febrero de 2019  

En su tercera visita a la Argentina para monitorear el cumplimiento del acuerdo, el FMI ocupó buena parte de su agenda pública con reuniones con referentes de la oposición. La delegación se mostró interesada en los perfiles de los dirigentes que ya tienen un pie en la carrera electoral y que pueden llegar a la Casa Rosada cuando los principales vencimientos del préstamo comiencen a ejecutarse.

El italiano Roberto Cardarelli, que lideró la misión en nuestro país, y el jamaiquino Trevor Alleyne, representante del Fondo en la Argentina, se reunieron con el diputado nacional Axel Kicillof; con el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, y con el economista Roberto Lavagna, además de conversar con la CGT.

Kicillof y el default

Como representante del espacio que promete disputarle la presidencia a Mauricio Macri, el exministro de Economía y diputado nacional Axel Kicillof recibió a los técnicos del organismo en su oficina del Congreso con pronósticos sombríos para el futuro de la economía y una advertencia que será uno de los temas de discusión durante la campaña electoral: la posibilidad de que la Argentina no pueda cumplir con el pago de la deuda al FMI. Sin dejar entrever una eventual ruptura con el organismo en caso de que el kirchnerismo vuelva al poder, Kicillof aseguró durante el encuentro que es necesario un cambio en el programa económico para garantizar el crecimiento y evitar un default. "Sin un programa sustentable no hay crecimiento posible, por lo que se vuelve inviable el pago de los compromisos. Cardarelli y Alleyne se manifestaron preocupados por la situación nacional", sostuvo Kicillof a través de un comunicado.

El encuentro con Urtubey

Los técnicos establecieron nexos con otros dirigentes de Alternativa Federal como Juan Manuel Urtubey. Los enviados del organismo se habían reunido con Sergio Massa en noviembre último. Esta vez, la reunión tuvo lugar con el gobernador de Salta, que alertó sobre la "baja sustentabilidad" de la economía y el riesgo de que no se pueda pagar la deuda. "Si no crece la economía argentina es técnicamente imposible alcanzar ninguna de las variables que la Argentina necesita para ser sustentable", sostuvo Urtubey y dijo que los técnicos se mostraron preocupados por la inflación. En esa línea, Urtubey también buscó dejarle claro al Fondo que él cree que la deuda debe pagarse para no perder confianza externa, pero que para fortalecer esa credibilidad también se necesita "reconstruir el sistema financiero".

Lavagna y el acuerdo

Sin una candidatura definida aún, el equipo del FMI decidió también reunirse el lunes pasado con el exministro de Economía de Néstor Kirchner en sus oficinas del microcentro porteño. El entorno de Lavagna dijo que la charla no se focalizó en la coyuntura, sino en cuestiones "estratégicas" para los próximos años y en la posibilidad de que el acuerdo tenga que ser rediscutido después de las próximas elecciones presidenciales para que la Argentina pueda honrar su deuda sin sobresaltos. Los técnicos del FMI aprovecharon el encuentro con el peronista no solo por haberse convertido en un posible presidenciable, sino por su experiencia en la gestión y en el vínculo con el Fondo.

La preocupación de la CGT

Hacia el final de su visita, el equipo del Fondo se reunió con una comitiva de la CGT en la sede de la Uocra. La central obrera puso sobre la mesa la necesidad de rediscutir el acuerdo el año próximo, con un nuevo gobierno "sea el político que sea". "Los pronósticos económicos que hizo el Fondo no se cumplieron. No se ven resultados en materia de inflación, ni de recuperación del salario, ni de actividad económica, ni de perspectivas de crecimiento", sostuvo la CGT en un comunicado. Además, la central obrera expresó su preocupación sobre la "gobernabilidad" y los sindicalistas advirtieron que "está latente una reacción" en rechazo al plan económico, en alusión a un paro nacional. El Fondo, por su parte, negó que el acuerdo firmado con el Gobierno exigiera la imposición de una reforma laboral y aseguró que comparte la "preocupación" que le manifestaron los gremios. "Todos estamos preocupados por la economía. Nosotros creemos que va a ser mejor en 2019, pero claro que hay riesgos, como siempre", dijo Cardarelli tras el encuentro.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.