El futuro de UNEN, una incógnita