El Gobierno sube el tono de las críticas al juez Thomas Griesa y advierte que, por ahora, no mandará a nadie a negociar

El jefe de Gabinete criticó al magistrado de Nueva York que condenó a la Argentina a pagarle a los holdouts; "Promueve profundamente el desequilibrio y eso no es justicia", dijo el funcionario y aclaró que "no hay misión ni comitiva preparada" para viajara negociar
(0)
19 de junio de 2014  • 09:35

El Gobierno sube el tono en su disputa con el juez de Nueva York Thomas Griesa, quien condenó a la Argentina a pagarle a los bonistas que no aceptaron el canje de la totalidad de la deuda.

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, ofició hoy de vocero en su habitual conferencia de prensa y acusó al magistrado de ser "parcial" y de "promover el desequilibrio" a favor de los holdouts. Además, el funcionario aclaró que "no hay misión ni comitiva preparada" para viajar a Estados Unidos a fin de negociar con los acreedores la próxima semana y evitó dar detalles de los próximos pasos que tomará la Casa Rosada.

"Si la justicia es equilibrio, el juez Griesa promueve profundamente el desequilibrio", señaló Capitanich, que se despachó en varias oportunidades contra el magistrado neoyorquino. "Su fallo es fulminar la reestructuración", se quejó el funcionario. "La voluntad de pago de la Argentina no puede ser puesta en duda ni por Griesa ni por nadie", agregó.

Ayer, en la audiencia en su tribunal en la que reunió a abogados del país y de los bonistas, el magistrado criticó el discurso de Cristina Kirchner del lunes pasado en cadena nacional. En particular apuntó al tramo en el cual la mandataria hizo referencia a una "extorsión" al país. Esa frase lo llevó a poner en duda la buena fe y la voluntad de pago del Gobierno. "Tengo que decir que el discurso de la Presidenta fue desafortunado", afirmó Griesa, único juez de Estados Unidos que ha seguido la pelea entre el país y los fondos buitre desde el inicio.

Consultado por la prensa, Capitanich rechazó la posición del juez y señaló que el Gobierno "tiene voluntad de pago". "Lo que debería haber evaluado el juez es que la Argentina, desde la ley cerrojo, generó las condiciones para el pago regular de todas sus obligaciones", agregó, antes de resaltar la postura oficial: que la gestión kirchnerista está pagando una deuda que no contrajo durante su período como gobierno.

No habrá misión a EE.UU.

Capitanich echó por tierra la posibilidad que ayer deslizó Carmine Boccuzzi, uno de los abogados neoyorquinos de la Argentina, de que autoridades del Gobierno viajarán a Nueva York la semana próxima para "intentar resolver la situación" con los fondos NML y Aurelius, principales demandantes de la llamada "saga pari passu", la pelea judicial que ha llevado al país al borde de un nuevo default de su deuda.

"No hay misión ni comitiva preparada para un eventual viaje a Estados Unidos", dijo esta mañana el ministro coordinador.

Sin embargo, Capitanich no brindó detalles de los próximos pasos que tomará el Gobierno en el conflicto con los fondos buitre, que amenazan con embargar activos del país en el exterior para intentar cobrar su deuda de US$ 1300 millones. También apuntó contra el levantamiento de la medida cautelar que beneficiaba al país y lanzó la misma advertencia de anoche del Ministerio de Economía: que sin ese amparo el país no podrá pagar el vencimiento del cupón de deuda de este mes.

"El levantamiento del stay (la medida cautelar) establece un problema respecto a la Argentina, porque las órdenes pari passu le impiden pagar los próximos cupones a menos que pague lo reclamado por los fondos", dijo Capitanich. La Casa Rosada entiende que si el próximo 30 de junio le abona a los acreedores reestructurados su parte, en simultáneo tendrá que pagar la totalidad de lo reclamado por los fondos buitres. Todo significaría, según adelantó el ministro de Economía, Axel Kicillof, unos 15.000 millones de dólares.

Consultado puntualmente sobre los pasos a seguir, Capitanich jugó al misterio: "Tenemos el vencimiento del 30 de junio. Vamos a utilizar todas las estrategias que sean convenientes para defender el interés nacional. Es lo que podemos decir en aras de la prudencia, y lo que eso significa desde el punto de vista de la acción. Cada paso que la Argentina hará, lo publicará correspondientemente".

Contra la Justicia argentina

En su intervención de hoy, Capitanich no sólo cargó contra el juez norteamericano. También apuntó contra el Poder Judicial argentino. Cuestionó que ningún juez se haya expedido sobre el fallo de la Corte Suprema de Estados Unidos que benefició a los fondos buitre y destacó, en cambio, que el Congreso marcó ayer "un sendero de apoyo a la estrategia de negociación" que encara el gobierno nacional.

"Observo, no sin una reflexión, que el sistema judicial argentino no se ha expedido sobre este tema, ni la Corte Suprema [de Justicia] ni tampoco jueces de instancias inferiores", dijo Capitanich.

Para el ministro coordinador, "en Argentina proliferan de una manera sistemática y continúa las medidas cautelares de distinto tipo, pero una cuestión de esta naturaleza -que afecta el desenvolvimiento autónomo del país- no ha contado con la participación de ningún miembro de este poder del Estado".

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.