El Gobierno admite que Cristina gana el escrutinio, pero confía en triunfar en octubre