El Gobierno se demoró en aprobar el envío de militares y aviones a Brasil por temor a embargos