El Gobierno analiza gestos en busca de una distensión