El Gobierno aspira a que el turismo compense los puestos que pierde la industria