El Gobierno atribuye todo a una "interna entre operadores"