El Gobierno avisa que no resignará el rumbo económico por el planteo radical

Desde el macrismo buscaron bajar los decibeles en la tensión con su socio de Cambiemos; dudas por las primarias
Laura Serra
(0)
6 de marzo de 2019  

El camino del déficit cero no tiene retorno: esa es la respuesta de la plana mayor de Pro al radicalismo, su socio de Cambiemos , que anteayer reclamó, por medio de un documento, que el Gobierno revise los aumentos de las tarifas de los servicios públicos y aplique políticas activas en favor del consumo.

"Tenemos que compatibilizar el compromiso de no gastar más de lo que tenemos y la senda del déficit cero que votó el Congreso con la búsqueda de alternativas que impacten menos en la inflación y en los bolsillos de la gente -indicó el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo -. Pero no es fácil encontrar ese camino. Es finito".

La respuesta de Pinedo se conoce un día después de que el radicalismo emitió desde Corrientes un documento en el que, si bien ratificó su pertenencia a Cambiemos, marcó diferencias en el rumbo económico.

"La consolidación macroeconómica debe sustentar un modelo social distinto, con centralidad en el empleo y el hábitat de calidad. En ese sentido, creemos necesario revisar los aumentos de las tarifas de los servicios públicos. También creemos conveniente fomentar el crédito para el consumo, como también subsidiar tasas a las pymes y micropymes, como medidas excepcionales que permitan generar un circuito virtuoso de la economía", planteó la plana mayor del radicalismo, representada por los gobernadores Gustavo Valdés (Corrientes), Gerardo Morales (Jujuy) y Alfredo Cornejo (Mendoza), jefe del partido.

"Está muy bien pedir que bajen las tarifas, pero eso es populismo barato -expresó otro encumbrado miembro de Pro que prefirió el anonimato-. Todos votamos la ley de presupuesto, el radicalismo la apoyó, y allí estaba muy claro el camino hacia el déficit cero y lo que iba a suceder con las tarifas ."

El documento del radicalismo reclamó también tener una participación protagónica en la designación de las candidaturas nacionales. Incluido el candidato a vicepresidente que acompañará a Mauricio Macri en la fórmula por la reelección.

"En la discusión por la distribución de los cargos hay que poner la energía en sacar a la Argentina de la situación compleja en la que se encuentra y ganar la elección presidencial, y no poner la energía en otro lado, como las disputas internas", respondió Pinedo.

En el seno del macrismo se interpreta que este párrafo se incorporó en el documento para contener al sector más crítico de la UCR con la gestión del Gobierno. Entre ellos figura Federico Storani, vicepresidente del Comité Nacional del partido, que ayer insistió en la necesidad de que el radicalismo compita con candidato propio en las elecciones primarias de agosto próximo.

Díscolos

"Queremos un gobierno de coalición, que no es un toma y daca de cargos. Ese no es el reclamo. El radicalismo es un partido nacional con más de 100 años que de ninguna manera tiene que tolerar muchas políticas que están en contra de su esencia e identidad", insistió Storani en declaraciones radiales.

"Hoy en día, ir con [Mauricio] Macri en la boleta es una complicación -aseveró, por su parte, Juan Manuel Casella-. Un interna oxigena y ayuda a incorporar ideas y propuestas de candidatos. La política actual está muy cerrada entre Macri y Cristina Kirchner. Deben surgir opciones".

A nadie en el macrismo le agrada la posibilidad de competir en una elección interna. Pero tampoco le dan demasiada importancia al asunto: están convencidos de que el radicalismo utiliza esta amenaza para escalar en cargos de importancia en un eventual segundo gobierno de Cambiemos. Como la vicepresidencia.

"Ese es un cargo muy sensible que le corresponde decidir al Presidente -enfatizó un dirigente de Pro-. Además, el historial de conflictos entre el Presidente y su vice en la historia argentina es demasiado largo como para decisiones apresuradas".

La posibilidad de que el radicalismo y Pro compitan en elecciones internas, como agitan desde un sector de la UCR, se desvanece con el paso de los días. El propio Cornejo anticipó que recién se definirá la cuestión en mayo próximo. Todavía no se convocó a la Convención Nacional del partido, que es la que debe definir la estrategia electoral con vistas a las próximas elecciones.

En el seno del macrismo relativizan esa posibilidad. "Los radicales no son tontos, van a perder por paliza y no tienen ni plata para financiar una elección interna en la que, saben, corren el riesgo de quedarse sin legisladores nacionales", advirtió, con buena dosis de ironía y pragmatismo, un miembro de la dirigencia nacional de Pro.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.