Tensión social. El Gobierno busca condenar a los policías que se acuartelen