El Gobierno busca dar señales a la Corte, preocupado por las tarifas eléctricas