El Gobierno buscará farandulizar el caso