El gobierno de la ciudad no logró liberar el metrobús

Los piqueteros rechazaron la propuesta, aunque se movilizaron sin palos
(0)
14 de febrero de 2019  

El gobierno porteño buscó ayer imponer algunas pautas de seguridad para la marcha de los movimientos sociales , luego de reconocer que resultaría muy difícil garantizar la circulación en la 9 de Julio.

Las autoridades del Ministerio de Seguridad porteño se reunieron con representantes de las agrupaciones para acordar que no hubieran manifestantes encapuchados con palos ni quema de neumáticos durante la movilización. "El acuerdo fue que la policía actuaría si aparecían encapuchados o personas que provocaran disturbios violentos", informaron a LA NACION.

En un principio, la Ciudad había requerido garantizar la circulación en el metrobús, pero finalmente se reconoció que era imposible acordar la liberación de carriles por la masividad de la marcha. En el Gobierno, sin embargo, ayer resaltaban que la protesta "resultó más acotada que lo esperado". Y no barajaron la posibilidad de convocar al diálogo a las agrupaciones movilizadas.

El encargado de dialogar con los referentes de los movimientos sociales fue el secretario de Seguridad de la Ciudad, Marcelo D'Alessandro. Los agentes de tránsito de la Ciudad procedieron a inspeccionar los micros en los que se trasladaron los manifestantes para corroborar que no hubiera elementos contundentes o bombas molotov. Más allá del fuerte despliegue policial, el Ministerio de Seguridad porteño monitoreó la movilización a través de las cámaras de seguridad. Las fuerzas de seguridad de la Nación, en tanto, se abocaron a custodiar la Casa Rosada y se mantuvieron como refuerzo pasivo.

La ministra de Salud y Desarrollo Social, Carolina Stanley , se refirió a los reclamos piqueteros. "Estamos acompañando a las familias de manera directa, desintermediando la política social de forma absoluta", subrayó la ministra.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.