El Gobierno dejó en libertad de acción a sus legisladores para tratar la legalización del aborto