El Gobierno denunció que Gran Bretaña quiere controlar la Antártida desde Malvinas