El Gobierno descarta la reforma constitucional