El Gobierno desconfía del "brote antisemita"