El Gobierno les dio refugio a funcionarios que salieron de Bolivia

La ministra de Seguridad precisó que los funcionarios de Evo Morales ingresaron por el norte
La ministra de Seguridad precisó que los funcionarios de Evo Morales ingresaron por el norte Fuente: LA NACION - Crédito: Silvana Colombo
Jaime Rosemberg
(0)
14 de noviembre de 2019  • 12:55

Mientras la crisis política en Bolivia no encuentra cauce y se prenuncian más conflictos y violencia en las calles, el gobierno argentino "refugió" en las últimas horas del miércoles a varios funcionarios del gobierno de Evo Morales que solicitaron su ingreso al país.

Así lo confirmó este jueves la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, para quien "hay funcionarios bolivianos que han entrado al país y están en el norte argentino". La ministra agregó que "son menos de seis" -no se precisó la cifra por cuestiones de seguridad- y que llegaron en un "tránsito normal" por las fronteras argentinas. "Entraron como turistas y tendrían parientes en el país", sostuvo Bullrich en la conferencia de prensa que siguió a la reunión de gabinete que encabezó el presidente Mauricio Macri en la Casa Rosada. Negó así que se tratara de "asilados".

¿Qué cargos ocupan los funcionarios que pidieron refugio? "Son funcionarios regionales, no nacionales. Por una cuestión de prudencia, vamos a cuidar esa información, estamos en un momento de situaciones de violencia, no queremos que ocurra nada con aquellos que llegan a la Argentina", agregó Bullrich, que compartió la conferencia de prensa con el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo.

En las horas posteriores a la renuncia de Morales -hoy exiliado en México-, la embajada argentina en La Paz dio refugio a dos altos funcionarios de Morales: Carlos Romero y Mariana Prado. Según confirmó a LA NACION el embajador Normando Miguel Álvarez García, Romero aún continúa en la sede de la embajada, ubicada a tres kilómetros de la Casa de Gobierno.

La sede diplomática se reforzó además con el envío de once gendarmes, bajo el mando de Bullrich y con el objetivo de cuidar la seguridad en aquella sede diplomática. "Sí, los gendarmes están acá. Esto nos trae un poco de tranquilidad", agregó el embajador a LA NACION.

Más allá del refuerzo de la custodia, en la delegación argentina hay temor a un recrudecimiento de la violencia entre partidarios y detractores de Morales. "Esto puede desmadrarse en cualquier momento", afirman funcionarios argentinos, en referencia a una "contraofensiva" presuntamente ordenada por Morales con el objetivo de desestabilizar la administración de Jeanine Áñez, senadora opositora a cargo del Poder Ejecutivo desde anteayer. Fuentes diplomáticas expresaron también su inquietud por lo que ocurra en esa sede diplomática. "Desde ambos lados nos apuntan. Unos se quejan porque la Argentina no reconoció el 'golpe de Estado' que denuncia Morales, y otros porque 'refugia a exfuncionarios'", afirmó un funcionario.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.