El Gobierno endurece los controles y amenaza con sancionar "abusos"