El Gobierno espera una pelea con alto perfil político