La reforma del régimen de trabajo. El Gobierno festeja con euforia la flexibilización