El Gobierno había sido advertido un año antes, pero lo negó