El Gobierno justificó la represión en Neuquén y selló un acuerdo con Sapag

Parrilli dijo que los incidentes fueron armados; envío de fondos y apuesta a la reelección del senador Fuentes
Mariano Obarrio
(0)
31 de agosto de 2013  

El gobierno de Cristina Kirchner cerró ayer en la Casa Rosada un acuerdo tácito con el gobernador de Neuquén, Jorge Sapag, para beneficiar al kirchnerismo en la elección de los senadores por esa provincia, y montó un acto con todo el color de campaña, mediante la entrega de fondos para millonarias obras en esa provincia.

En ese acto, el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, justificó la represión del miércoles último a manifestantes que rechazaban el acuerdo YPF-Chevron que debatía la Legislatura neuquina y dijo que esa protesta fue "armada por los intereses que están en contra de la Argentina".

Por ser neuquino, Parrilli es el virtual jefe de campaña en su provincia. Para fortalecerlo, el ministro de Planificación, Julio De Vido, anunció el reparto de $ 132 millones para 148 obras públicas en 33 intendencias neuquinas, como parte del Plan "Más cerca, más municipio". Pero no participó la Presidenta, que permaneció en Olivos.

Parrilli replicó el discurso conspirativo. Culpó a los diarios Clarín y LA NACION de no decir "la verdad" sobre la represión que causó 25 heridos, y uno de bala, y denunció que "un grupo de 150 inadaptados querían hacer un golpe institucional en Neuquén, no querían que la Legislatura funcione y acusaban al gobernador".

Pero no hubo denuncia judicial, pese a esa grave acusación. "La verdad fue que esos grupos son los mismos que amenazan a la Presidenta, que si no llevamos adelante la política que ellos quieren implementar estas corporaciones habrá caos en la Argentina", bramó Parrilli ante Sapag y varios intendentes neuquinos.

Video

"Qué casualidad que se juntaron la ultraizquierda y la derecha para atentar contra los intereses del pueblo argentino. Para nosotros no es nuevo, ya ocurrió en el 55 y en el 76, pero nosotros vamos a seguir trabajando por la gente independientemente de las elecciones", añadió.

Sapag hizo un acuerdo no escrito con el Gobierno para apoyar en las elecciones legislativas del 27 de octubre al candidato a senador por el Frente para la Victoria (FPV), Marcelo Fuentes, que lleva como candidata a diputada a la actual senadora Nanci Parrilli. De allí el involucramiento de su hermano en la campaña.

En las rencillas internas de Neuquén, Sapag está enfrentado al candidato de su propio partido, el MPN, Guillermo Pereyra, un antikirchnerista y crítico del acuerdo YPF Chevron, que le ganó en las primarias del 11 de agosto a Ana Pechen, la candidata de Sapag que apoya al Gobierno y al acuerdo petrolero.

En tanto, el kirchenrista Fuentes quedó tercero, pero casi empatado con el candidato de Compromiso Cívico Neuquino, Marcelo Inaudi, del intendente de Neuquén, Horacio "Pechi" Quiroga. Ahora Cristina Kirchner aspira a que Sapag le aporte votos del MPN a Fuentes para superar a Inaudi y pelearle a Pereyra.

Cálculos para octubre

El Gobierno apostaba a que Pechen obtendría en octubre dos bancas en el Senado y Fuentes una: así controlaría las tres de Neuquén. El triunfo de Pereyra le restó dos bancas a la Casa Rosada y si gana Inaudi perdería las tres. "Tiene que entrar Fuentes para quedar 2 a 1 y no 3 a 0; Sapag nos daría algunos votos", dijo a LA NACION un operador oficialista.

Esas bancas son clave para Cristina Kirchner porque perderlas le restaría fuerza en la Cámara alta para los últimos dos años de mandato.

Además, necesita un triunfo para legitimar el acuerdo YPF-Chevron, golpeado por el triunfo de Pereyra, pese a que la Legislatura lo aprobó el miércoles último. Es por ello que Parrilli agradeció "al gobernador (Sapag) y todos los diputados y legisladores provinciales que votaron y pusieron la cara, el pecho, para llevar adelante esta propuesta".

"La derecha y la izquierda trataron de generar caos y desorden", alertó. "Al día siguiente que se aprobó, en Clarín y LA NACION no decían la verdad, que un grupo de 150 inadaptados quería hacer un golpe institucional en Neuquén, que no querían que la Legislatura funcione, y le cargaban toda la responsabilidad al gobernador por los disturbios y la represión", denunció el funcionario nacional.

"Todo esto fue armado por los intereses que están en contra de Argentina, de la provincia, de YPF. Se juntaron la izquierda y la derecha para atentar contra los intereses del pueblo argentino", aseguró.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.