El Gobierno lo recibió con alivio y la entidad que promovió la acción con desilusión