El Gobierno minimizó el llamado a la rebelión fiscal

El jefe de Gabinete, Alberto Fernández, cuestionó la convocatoria de Castells a comprar en negro, aunque sostuvo que "no tendrá demasiada gente que siga la idea"; manifestantes celebraron el éxito del cónclave
(0)
29 de febrero de 2004  • 13:03

Los piqueteros del Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados (MIJD) que lidera Raúl Castells concluyeron este mediodía el congreso que se realizó en la ciudad de Mar del Plata, mientras el Gobierno minimizó la exhortación a una rebelión fiscal que formuló el dirigente, al vaticinar que "no tendrá demasiada gente que siga la idea".

El encargado de responderle al piquetero fue el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, quien de todos modos cuestionó esa actitud por entenderla como "un llamado al incumplimiento de la ley" y a un "estado de anarquía que es inadmisible".

El funcionario le restó importancia a esa exhortación, al señalar que las expresiones "tienen un castigo social muy importante, son declaraciones políticas y hay que considerarlas desde ese lugar".

Por su parte, el líder del MIJD evaluó que la XI Asamblea Nacional Piquetera, desarrollada en un predio municipal del barrio Aeroparque, fue "un encuentro trascendente, extraordinario, pacífico, respetuoso y democrático, sin incidentes".

Por eso, adelantó que el año próximo volverá a realizar el cónclave en el mismo punto, y aseguró que "ningún nazi va a impedir que los pobres vengan a esta hermosísima ciudad de nuestra bendita tierra".

La mayoría de los desocupados se dirigió a la playa, para aguardar la partida, esta medianoche, de los dos trenes que los trasladarán de regreso a la terminal porteña de Constitución.

En el congreso, Castells llamó a una "desobediencia civil" para no pagar impuestos y lanzó su candidatura presidencial con el "Frente de los Trabajadores y el Pueblo" para "competir con el kirchnerismo", gobierno al que consideró "la misma porquería que los anteriores".

También elaboró un plan de lucha que prolonga los piquetes y cortes de rutas en diversos puntos del país, el cual comenzará este mismo miércoles en la ciudad de La Plata, en el marco del reclamo de la restitución de planes sociales dados de baja.

A todo esto, el jefe de Gabinete consideró "saludable" el lanzamiento a la candidatura presidencial por parte del emblemático líder de los jubilados y desocupados.

En ese aspecto, dijo que ello servirá para que "finalmente entendamos que este movimiento piquetero que lidera Castells no es un movimiento social, es un movimiento político y como tal quiere tener representación electoral".

"Quieren protagonizar un proyecto electoral y está muy bien que así lo hagan, porque eso es lo que supone el Estado de derecho. Está muy bien que lo sinceren, y finalmente será muy bueno que nosotros conozcamos qué nivel de adhesión popular tienen estos planteos", señaló.

Aseveró que esa decisión ratifica "lo que nosotros siempre nos planteábamos, que había detrás (de los piquetes) un interés político".

Fuente: DyN

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.