El Gobierno negocia con los piqueteros

Esperan cerrar la protesta en la ruta 3
(0)
18 de mayo de 2001  

El Gobierno intentaba anoche cerrar un acuerdo con los líderes del grupo de piqueteros que desde hace 11 días mantiene cortada la ruta 3, a la altura de la localidad bonaerense de Isidro Casanova, en reclamo de ayuda social.

Leonardo Aiello, secretario privado del presidente Fernando de la Rúa, se reunió ayer con Juan Carlos Alderete, de la Corriente Clasista Combativa (CCC), y con Luis D´Elía, de la Federación de Tierra, Vivienda y Hábitat de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA), para tratar de destrabar el conflicto.

Fuentes cercanas al funcionario aseguraban que había muchas posibilidades de que se llegara a una resolución hoy mismo.

La decisión del Gobierno en procura de acabar con la protesta se vio acelerada ante otro día de tensión social en la provincia de Buenos Aires y en la Capital Federal.

Las protestas se multiplicaron ayer en distintos puntos de la provincia y de la Capital.

Descontrol en el tránsito

Los cortes de ruta que comenzaron el 7 del actual en Isidro Casanova se extendieron ayer a la ciudad bonaerense de Escobar, provincia de Buenos Aires), al puente Pueyrredón (que comunica la Capital con Avellaneda) y el barrio porteño de Nueva Pompeya.

A las 14, unos 100 manifestantes interrumpieron el paso sobre el puente Uriburu (conocido como Alsina), en el límite entre la Capital Federal y la provincia y causaron un descontrol en el tránsito.

Los desocupados convocados por la Federación de Tierras y Viviendas de la CTA pidieron 500 puestos de trabajo y se expresaron en solidaridad con desocupados de La Matanza que cortan la ruta provincial 3.

El piquete de puente Uriburu tuvo lugar sobre la avenida Sáenz e impidió el tránsito entre ese barrio porteño y la localidad de Valentín Alsina.

El humo negro y olor rancio de gomas quemadas -común en todas las protestas callejeras- hizo densa la respiración de miles de transeúntes que se vieron obligados a descender de los ómnibus para cruzar a pie hacia la sur del conurbano.

Más de 20 agentes de la Policía Federal siguieron de lejos el desarrollo de la protesta y se mantuvieron en contacto con el juzgado contravencional N° 10.

Puente cortado

En tanto, a las 19.15, irrumpió en el puente Pueyrredón una columna de 1000 manifestantes jubilados y desocupados, liderada por el dirigente Raúl Castells. Planeaban pasar la noche bajo el puente para continuar hoy, a las 9, su peregrinaje hacia la Plaza de Mayo.

En Escobar, cerca de 200 personas convocadas por la CCC cortaron por algunas horas el puente que cruza la ruta Panamericana. Los manifestantes aseguraron que volverán a repetir todos los lunes la protesta si el Ministerio de Trabajo de la Nación no entrega 400 planes Trabajar.

Hoy, caos en el Centro

Anoche, al cierre de esta edición, cerca de mil desocupados liderados por el dirigente de los jubilados Raúl Castells estaban llegando al puente Pueyrredón para pasar la noche allí. Y hoy, a partir de las 9, esos mismos jubilados y desempleados desembarcarán en la Capital Federal.

El recorrido comenzará en la avenida Montes de Oca. Los manifestantes recorrerán la avenida de 9 de Julio hasta el PAMI, y luego se dirigirán hacia Plaza de Mayo.

Allí, a las 13, se prevé que lleguen columnas de Esteban Echeverría, Ezeiza, San Vicente y Presidente Perón para llenar la plaza y solicitar planes de trabajo y asistencia social.

Después, los desocupados marcharán por la avenida Leandro N. Alem hasta el Ministerio de Trabajo, donde pedirán entregar sus exigencias por escrito a algún funcionario.

La marcha de los jubilados había comenzado el martes último en el Centro Cívico de Berisso.

Durante los últimos tres días los manifestantes recorrieron La Plata, Alpargatas, Florencio Varela, Berazategui, Quilmes, Almirante Brown, Lanús, Lomas de Zamora y Avellaneda.

Ayer, Castells no durmió con sus compañeros bajo el puente Pueyrredón porque tenía orden de detención, según se informó.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?