El Gobierno niega más devaluaciones, pero hasta el dólar oficial bate récords

El viceministro de Economía. Álvarez Agis, dijo que no habrá ajustes del tipo de cambio como el de enero pasado, pero el BCRA dejó subir 11 centavos el billete en 2 días; el paralelo se pagó hasta $ 14
Javier Blanco
(0)
22 de agosto de 2014  

Los precios del dólar marcaron ayer nuevos récords en la plaza local, tanto en el segmento legal como en el ilegal, al cabo de una jornada en la que el Gobierno descartó toda posibilidad de volver a devaluar abruptamente el peso, como sucedió en enero.

"Siempre que el tipo de cambio aumenta bruscamente, Argentina enfrenta situaciones de tensión. Quieren volver a esquemas de principios de los ´80 de devaluación-inflación-nueva devaluación, pero este gobierno no lo va a aplicar", dijo el viceministro de Economía, Emanuel Álvarez Agis, en un raid radiofónico matinal con el que buscó desalentar esas expectativas.

Sin embargo, con las horas quedaría en claro que sus definiciones fueron, para ahorristas e inversores, un mal presagio: el valor del dólar físico en operaciones de calle llegó a dispararse hasta un nuevo máximo de $ 14 y el Banco Central (BCRA) convalidó la tercera mayor devaluación del peso en lo que va del año -sólo inferior a aquellas de enero-: permitió un avance de casi 8 centavos en el dólar mayorista, que saltó $ 8,3230 a 8,3950 haciendo que la devaluación oficial en el mes se triplique (era del 0,75% y llegó al 2,24%) en apenas dos días, justo cuando más se teme un déjà-vu.

"El mercado oficial arrancó más remolón que de costumbre. Se esperaba una señal del BCRA, pero faltó a la cita", bromeó un operador en alusión al tiempo transcurrido hasta que la entidad interviniera, como es usual. "Sólo cuando la devaluación llegó al 1% en el día, vendió 10 millones de dólares de las reservas para indicar que no toleraría una baja mayor", precisó luego.

Esa intervención, las ventas de dólar-ahorro (US$ 9,1 millones en el día/US$ 210 millones en el mes -récord-), y los pagos por energía estuvieron detrás de la caída en US$ 89 millones que, al final del día, mostraron las reservas, quietas en US$ 28.850 millones desde el nuevo default.

Un fantasma remanido

El temor a las derivaciones del aislamiento financiero en el que quedó el país tras el default, y la posibilidad de que la ley de pago local de la deuda lo prolongue, regeneraron el miedo a un salto devaluatorio, en momentos en que el "premio" por mantenerse en pesos se ha esfumado tras la baja en las tasas de interés de referencia impulsada por el BCRA en un intento por reanimar la economía.

Incluso ayer ese miedo se exportó a Uruguay, que sufrió una baja de 0,5% en su moneda. El dólar allí marcó un récord de $ 24 uruguayos (máximo desde 2009) mientras costaba 16,90 comprarlo con pesos argentinos. Esa expectativa está detrás de la reticencia a liquidar que mostraron ayer los exportadores: vendieron apenas US$ 105 millones, la menor cifra desde el 5 de febrero, es decir, cuando seguían los cimbronazos por la devaluación de enero.

Previendo esta reacción, Alvarez Agis fue enfático en desechar una nueva corrección. "El tipo de cambio tiene que ser lo suficientemente competitivo para beneficiar a las economías regionales, pero no tan alto como para afectar las importaciones", dijo el funcionario más cercano al ministro Kicillof. Pero sus dichos recrearon fantasmas del pasado reciente. "En mayo de 2013, y con el dólar en $ 5,25, fue la propia Cristina Kirchner la que dijo que los que quisieran ganar plata a costa de una devaluación tenían que esperar a otro gobierno ... Ocho meses después, devaluó", recordó ayer un operador para explicar el impacto que los dichos de Álvarez Agis tuvieron.

Las implicancias del fallido operativo para irradiar calma se observan al reparar que el salto del paralelo no se dio para mantener distancia con los tipos de cambio que surgen de los negocios en Bolsa (ayer subieron menos), sino que estuvo vinculada con el despegue del dólar oficial.

Las lecturas que se hacen de la última jugada del Gobierno coinciden en señalar el riesgo de una mayor presión cambiaria. "Argentina continuará aislada del mercado global cuando los dólares le son un bien escaso", dice la consultora Delphos Investment. "Es de esperar un debilitamiento del peso en los mercados oficiales y no oficiales, que profundizaría la recesión en curso", advierte David Rees, analista de emergentes de Capital Economics.

Distintos signos de nerviosismo

Precios y montos que reflejan la presión cambiaria

$ 13,95

Cierre del blue Llegó a venderse hasta $ 14 y aceleró la suba tras saberse del despegue del dólar oficial

$ 8,3950

Dólar oficial mayorista Saltó 7,2 centavos en el día y acumula 11 en dos jornadas. La devaluación oficial del peso llega a 2,24% en el mes, la mayor desde enero

US$ 210 Millones

Es el monto de las ventas de dólar-ahorro por bancos y agencias en lo que va de agosto. Es la mayor cifra para un mes desde la reapertura parcial del cepo cambiario, hace 7 meses

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.