Sigue la polémica por la libertad de expresión. El Gobierno niega presiones