La negociación con los acreedores. El Gobierno no condiciona el crecimiento a la deuda externa