El Gobierno prepara informes para hacer un traspaso de mando ordenado

Los ministros se aprestan a cerrar los balances finales de gestión de sus carteras
(0)
17 de mayo de 2003  

Algunos aguardan con naturalidad el recambio, otros cruzan los dedos con el anhelo de ser convocados y los demás se dan por retirados y ya planean su futuro en el Congreso o en la actividad privada.

Pero mientras esperan por el 25 próximo, los diez ministros que integran el gabinete del presidente Eduardo Duhalde comenzaron a trabajar en lo que será su última misión en este gobierno: cerrar los informes finales de gestión de las carteras a su cargo con vistas a facilitar el trabajo de sus reemplazantes.

El objetivo de este pedido realizado por el propio Duhalde es que los nuevos funcionarios que el presidente electo Néstor Kirchner designe este fin de semana tengan desde el miércoles próximo a su disposición el estado actual de cada una de las carteras, lo que permitiría una transición institucional ordenada.

Con esta medida, el Gobierno busca despejar las dudas que giraban en torno de la ejecutividad que tendría la entrega de mando, que desde el establecimiento del cronograma electoral había sido cuestionada por el estrecho margen de tiempo previsto para hacerla.

El jefe de Gabinete, Alfredo Atanasof, dijo en este sentido que "ésta es la primera vez desde que regresó a la Argentina la democracia a partir de 1983 que se experimenta un traspaso de poder tan ordenado como tranquilo". Y agregó: "Yo aconsejaría evitar la miopía de ver sobresaltos donde no los hay".

Los encuentros entre los ministros entrantes y salientes estarán precedidos por una reunión entre el Presidente y su sucesor que se haría el martes y que signará el inicio del proceso de recambio.

Para ganar tiempo, Atanasof hizo ayer el pedido formal de informes, aunque, en rigor, desde hace seis meses encabeza la tarea de concentrar en una dependencia bajo su mando la información referida al estado actual de los programas del gobierno que están en ejecución.

La reunión con el nuevo gabinete, según confirmaron en su entorno, podría hacerse el mismo miércoles si para ese día ya están confirmados los nombres de los que acompañarán a Kirchner en su futura gestión.

"Nos reuniremos con cada uno de quienes sean designados para contarles cómo funciona cada área, presentarles la documentación sensible de los ministerios, los gastos ejecutados y los devengados, y sobre todo cómo está la partida presupuestaria y cuáles son las cuentas pendientes en cada área", explicó Atanasof a LA NACION.

En cualquier caso, los nuevos funcionarios no desembarcarán en la Casa Rosada con un desconocimiento absoluto de las reparticiones que tendrán a su cargo.

Sucede que desde hace algunos meses tanto Alberto Fernández como Julio De Vido -que suenan como eventuales secretario general de la Presidencia y jefe de Gabinete de Kirchner, respectivamente- comenzaron a tomar contacto con las áreas sensibles del Gobierno para ponerse al tanto del panorama que encontrarán cuando asuman sus funciones.

"Nuestros ministros están a la espera de la conformación del nuevo gabinete y ya manifestaron su lógica predisposición para entregar a las nuevas autoridades los balances de gestión correspondientes a cada cartera", afirmó el vocero presidencial, Luis Verdi.

Según las autoridades de la Casa Rosada, los informes que se presentarán no arrojarán ninguna sorpresa, ya que a pesar de que su elaboración será completada en los próximos días, la Jefatura de Gabinete les estuvo haciendo a todas las reparticiones del Estado un estricto seguimiento desde diciembre último en adelante.

Por pedido de Atanasof, se instaló allí un sistema informático llamado Tablero de Control que permitió concentrar la información referente a los estados de ejecución de los programas de gobierno.

Para contribuir con esta última tarea de la administración Duhalde, la primera dama, Hilda González, comenzó a trabajar junto con sus colaboradores directos en la elaboración de un balance final de los planes sociales que se instrumentaron desde en enero de 2002.

Este informe se presentará el jueves próximo en un acto que se realizará en la Casa Rosada, al que concurrirían también los titulares de las carteras que tenían a su cargo estos programas, como Trabajo, Educación, Salud y Desarrollo Social.

"Será la presentación de lo que fue un trabajo a conciencia durante 16 meses ininterrumpidos, que demandó esfuerzos de parte de todos los sectores del Gobierno y que dio resultados que son reconocidos y elogiados a nivel mundial", explicó el vocero oficial del Presidente.

Los principales planes sociales posiblemente tengan continuidad en la nueva gestión, aunque no quienes los instrumentaron hasta ahora.

En cualquier caso, aquellos funcionarios que dejen sus puestos no partirán sin pena ni gloria. Es que el 24, en Olivos, Duhalde despedirá a quienes integraron su gabinete con una cena en la que les agradecerá por las tareas desempeñadas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Politica

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.