El Gobierno pule una serie de medidas para mejorar la percepción económica

Macri recibió ayer en Olivos a ciudadanos invitados a la Asamblea; después, se fue a San Martín de los Andes
Macri recibió ayer en Olivos a ciudadanos invitados a la Asamblea; después, se fue a San Martín de los Andes Crédito: Presidencia
Se dispone a lanzar un plan de créditos para jubilados y beneficiarios de planes sociales; esta semana ya anunció ventajas para pymes y la suba de la AUH
Jaime Rosemberg
(0)
3 de marzo de 2019  

En silencio, y de cara al primer tramo del decisivo año electoral , el gobierno de Mauricio Macri prepara una serie de medidas de alto impacto social para revertir la percepción negativa sobre la situación económica. El miércoles anunció ventajas impositivas para las pymes y en la Asamblea de anteayer anticipó un aumento para la AUH. Ahora, según pudo saber LA NACION, se dispone a instrumentar un beneficio a jubilados, pensionados y beneficiarios de planes sociales, un universo de 18 millones de personas que hoy sufren de manera directa el impacto de la combinación de recesión e inflación que afecta a la economía del país.

Se trata del relanzamiento de los préstamos Argenta, rebautizados préstamos Anses, que fueron motorizados en el período previo a las elecciones legislativas de 2017. "Tuvo éxito entonces, buscamos repetir", afirmaron a LA NACION tres funcionarios cercanos al Presidente de distintos ministerios. "Va a ser uno de los temas importantes de la campaña", coincidió otro de los responsables de la puesta en marcha del plan, guardado bajo siete llaves a pesar de que ya recibió el visto bueno de los principales ministros del Gobierno.

Hasta el momento, los créditos vigentes que otorga la Anses (cambiaron de nombre por decisión del jefe de Gabinete, Marcos Peña) tienen un tope de hasta $80.000 por persona y solo pueden abarcar el 30 por ciento del ingreso del beneficiario, sea jubilación, Asignación Universal por Hijo o pensión. Los montos, cuotas y plazos de devolución de los préstamos aún están siendo analizados, coincidieron en Balcarce 50, la Anses y el Ministerio de Hacienda, aunque no serían inferiores a los $80.000 millones otorgados a las pymes, y anunciados por el Presidente en Santa Fe el miércoles.

La Anses, el organismo que lidera Emilio Basavilbaso y depende del Ministerio de Salud y Desarrollo Social, es hoy por hoy una de las pocas reparticiones en condiciones de dar una "noticia positiva" en efectivo contante y sonante, en un contexto de ajuste presupuestario en busca del déficit cero y el cumplimiento de las metas acordadas con el FMI, cuya delegación pasó por Buenos Aires a revisar números y el cumplimiento de metas el mes pasado.

"No me suena para nada descabellado, es una de las herramientas posibles que se podrían utilizar, siempre tomando en cuenta las restricciones que tenemos para cuidar el déficit", afirmaron desde otro de los ministerios claves del Gobierno.

Desde la Anses intentaron quitarle "tono electoral" al plan, y afirmaron que los excréditos Argenta (hoy créditos Anses) se "relanzaron también el año pasado, en el que no había elecciones", aunque reconocen que el "pico" de oferta y demanda llegó hacia junio y julio de 2017, es decir, el período previo a las elecciones legislativas nacionales ganadas por Cambiemos en agosto y octubre de ese año. Del plan de préstamos original, que comenzó con la gestión Macri y sigue en vigencia, ya se otorgaron más de 7 millones de créditos según fuentes oficiales.

Calentar la economía y activar el consumo es otro de los efectos secundarios que se buscan con el anuncio, en un contexto de escasez de buenas noticias que el Gobierno espera ir equilibrando con el correr de los próximos meses.

Según uno de los promotores del proyecto, y a diferencia de las experiencias de microcréditos a carenciados en otros países del mundo (la del economista Mohammad Yunus en Bangladesh es una de las más conocidas), en esta las posibilidades de recuperar lo invertido aumentan.

"Todo el universo de beneficiarios está bancarizado, con lo cual a quienes toman esos créditos se les irá descontando y no hay peligro de morosidad", explicó una alta fuente oficial.

El relanzamiento de los créditos -que tal vez tengan hasta otro nombre cuando sean anunciados de manera oficial- trascendió en el final de una semana difícil para el Gobierno en lo que hace a la perspectiva económica y el humor social. Las perspectivas de una tasa de inflación más alta de lo esperado en febrero que pronostican consultoras privadas también es reconocida por el Gobierno con preocupación y en voz baja.

"Estamos ansiosos, queremos ver que se vayan corrigiendo las variables y que todo lo que se está haciendo y el camino que elegimos lleguen a la gente y se noten mejoras", afirmó a LA NACION uno de los funcionarios claves del Gobierno. El reclamo de Dante, un obrero de la construcción que le reclamó al Presidente sin intermediarios hacer "algo rápido" y reconoció haberlo votado, fue leído en Balcarce 50 como otro indicio de la necesidad de medidas para los más necesitados, tanto beneficiarios de planes como jubilados, aunque la realidad presupuestaria imponga límites precisos.

"No hay demasiadas alternativas para este año, estamos ajustados a lo que ya se acordó", agrega otro alto funcionario, que rechaza la posibilidad de una iniciativa aún más ambiciosa: pedir un nuevo préstamo del FMI hacia mitad de año, una especie de nuevo "Plan Primavera" con el objetivo de superar con éxito el desafío electoral y asegurar otros cuatro años de gobierno de Cambiemos con Macri en la Casa Rosada.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?