El Gobierno puso en marcha la UIF

El organismo, que tendrá cinco integrantes, se dedicará a investigar operaciones bancarias sospechosas
Adrián Ventura
(0)
1 de diciembre de 2001  

En un contexto internacional donde es prioritario reprimir el financiamiento del terrorismo, el Gobierno decidió enviar varias señales claras de que colaborará con esa tarea: el presidente Fernando de la Rúa designó a los integrantes de la Unidad de Información Financiera (UIF) y, además, Buenos Aires se convertirá pasado mañana en la sede de la regional latinoamericana del Grupo de Acción Financiera Internacional (Gafi Sud).

Tal como anticipó LA NACION, el primer mandatario firmó el decreto delegado 1500, elaborado en el Ministerio de Justicia y por el cual modificó la ley 25.246 y volvió a poner en marcha la instalación de la UIF, que había sido suspendida hace un mes como consecuencia de las restricciones presupuestarias.

La UIF se incorporó en el mundo financiero local, por lo menos en los papeles, a través de la ley 25.246, sancionada en abril del año último.

Esa norma reprime el lavado de capitales y crea la UIF: formado por seis expertos del sector público y cinco del sector privado, será el encargado de analizar las informaciones que suministran los bancos, detectar las operaciones de lavado de capitales y denunciarlas ante la Justicia.

Organismos similares a la UIF existen en numerosos países desarrollados y ya no son resistidos por los grandes bancos, que sí ponen celo en la preservación del secreto de las transacciones. Esta fue, precisamente, la principal objeción que altos ejecutivos de los principales bancos -según ellos mismos lo admitieron a LA NACION- formularon ante el Gobierno.

Finalmente, De la Rúa decidió poner en marcha una UIF reducida, con cinco integrantes, para aventar el temor a las filtraciones, dotar al organismo de eficacia, no generar gastos excesivos en un presupuesto exiguo y, al mismo tiempo, dar una señal de que el país está comprometido en la lucha contra el lavado de dinero.

Por eso, luego de realizados los concursos de antecedentes, el primer mandatario designó a tres de los cinco miembros de la flamante UIF: por el Banco Central, Alicia López, una conocida experta en control de operaciones bancarias con actuación ante la Justicia; por la Comisión Nacional de Valores, Alberto Rubinstein, un gerente de esa entidad, y Marcelo Sain, en representación de la Secretaría de Lucha contra la Drogadicción.

Los dos restantes miembros de la UIF surgirán de un concurso de antecedentes y oposición, que finalizará en febrero y del que participan 64 abogados y contadores.

Otros factores

Hubo otros factores que decidieron a De la Rúa a acelerar el paso:

  • Pasado mañana se instalará en Buenos Aires el Gafi Sud, representación regional del Gafi, con sede en París. El Gafi es un organismo intergubernamental, integrado por 29 países, por la Comisión Europea y por el Consejo de Cooperación del Golfo, y sobre la base de cuarenta recomendaciones que formuló en 1990 y actualizó en 1996 evalúa el grado de compromiso de los países en la lucha contra el lavado.
  • La Argentina, hasta anteayer, era el único de los veintinueve países del Gafi que no tenía UIF.

    A su vez, el Gafi Sud fue creado en diciembre último en una reunión realizada en Cartagena, y está integrado por todos los países de la región excepto Venezuela. Pasado mañana, los ministros de Justicia de la Argentina, Jorge de la Rúa, y de Colombia, Rómulo González Trujillo (actual presidente del Gafi Sud), firmarán el acuerdo para instalar en Buenos Aires, ese mismo día, la sede de la Secretaría Ejecutiva, que estará a cargo de Fernando Rosado, ex funcionario del Tesoro de España, y que funcionará en el mismo edificio de la UIF, en Moreno al 600.

  • En esa misma reunión del Gafi también se dispuso que cada país que integra el organismo hará, para el 31 del actual, una autoevaluación sobre el grado de cumplimiento de las recomendaciones del organismo (entre ellas, crear la UIF). Y, finalmente, en junio de 2002, el plenario del Gafi hará una nueva calificación respecto de cada país. Si la Argentina demorase la conformación de la UIF, podría pasar a formar parte de la lista de los Estados incumplidores.
  • Los pasos

    Jorge de la Rúa

  • El Presidente, por pedido de los bancos, aceptó crear la UIF con una estructura de cinco miembros, más reducida que la que establecía la ley aprobada en abril.
  • La semana última dictó un decreto delegado, elaborado por el ministro Jorge de la Rúa, para modificar la aludida ley, y el miércoles nombró a los tres integrantes del cuerpo; entre ellos está Alicia López, una de las expertas más reconocidas en lucha contra el lavado de dinero, que se desempeña en el Banco Central
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.