El Gobierno quiere sacar rédito de la parálisis legislativa