El Gobierno quiere seguir en 2006 con los polémicos superpoderes

Se prevé un gran debate; aumentarían los sueldos de militares y empleados públicos
Mariano Obarrio
(0)
5 de agosto de 2005  

El gobierno de Néstor Kirchner tiene previsto incluir en el presupuesto 2006 la continuidad de los denominados “superpoderes” del jefe de Gabinete, que le permiten reasignar partidas. Así lo informaron ayer a LA NACION altas fuentes de la Casa Rosada.

La iniciativa amenaza con desatar un gran debate entre el oficialismo y la oposición, tanto en el Parlamento como en la campaña electoral, aunque todavía no se terminó de elaborar el proyecto de ley.

Se trata, en rigor, de las facultades extraordinarias que el Poder Legislativo delega en el jefe de Gabinete para cambiar el destino de partidas previstas en el presupuesto. Esa cláusula se incluyó en el ejercicio de 2005 y desencadenó una fuerte polémica.

Los primeros esbozos del nuevo proyecto también contemplan aumentos de sueldos en el sector público, algunos de los cuales se anunciaron el mes pasado y otros se darán a conocer dentro de dos meses, justo antes de las elecciones del 23 de octubre.

Según las fuentes, Kirchner cumplirá también su promesa, esbozada hace algunas semanas, de incrementar los haberes de las Fuerzas Armadas y de las fuerzas federales de seguridad. En todos los casos, los aumentos rondarían entre el 10 y el 20 por ciento, según la categoría, informaron funcionarios muy cercanos al Presidente.

El proyecto de presupuesto 2006 sería enviado por el Poder Ejecutivo al Congreso en la fecha que estipula la ley, esto es, el 15 de septiembre próximo o, “a más tardar”, a fines de ese mes.

Las facultades delegadas al jefe del Gabinete, Alberto Fernández, por parte del Congreso, pueden ser el punto de mayor discusión política entre la Casa Rosada y el sector del justicialismo que responde a Eduardo Duhalde. Sobre todo, en plena marcha de la campaña electoral.

Además, si se concreta, todo el arco opositor planteará su rechazo a la iniciativa (de lo que se informa por separado). El conflicto tendrá especial interés en un contexto de enfrentamiento en la provincia de Buenos Aires, entre las candidatas a senadoras Cristina Kirchner, por el Frente para la Victoria, e Hilda Duhalde, por el PJ. Ocurre que el carácter discrecional del manejo de los fondos públicos -con ese instrumento- abre un debate acerca sobre la división de poderes y el cuidado por la calidad institucional.

Los llamados "superpoderes", en rigor, son facultades extraordinarias que le confieren al jefe de Gabinete la potestad de reasignar partidas previstas en la ley de presupuesto sancionada por el Congreso, sin sujeción a las leyes de administración financiera y de responsabilidad fiscal.

En teoría, los recursos excedentes -por aumento de la recaudación no prevista en el presupuesto- no pueden ser reorientados mediante superpoderes, sino por medio de decretos de necesidad y urgencia (DNU).

"Los recursos reasignados por los llamados «superpoderes» no superan el 1% del presupuesto. Además, es una herramienta fundamental para agilizar la gestión y la administración", dijo a LA NACION una alta fuente gubernamental interiorizada en la marcha del proyecto.

"Más aún, si no existieran, esas reasignaciones -a veces urgentes- serían imposibles, porque el Congreso o los diputados privilegiarían a sus provincias y obstaculizarían los movimientos", agregó el funcionario. "Si bien no está definido, seguramente esas facultades delegadas serán incluidas en el proyecto para 2006", agregó. Al menos, ese es hasta hoy el criterio predominante que analizan en Balcarce 50.

Los mayores aumentos de partidas respecto de 2005 se registrarían en los ministerios de Planificación Federal, Desarrollo Social y Educación, acorde con las prioridades que enuncia el Presidente en sus discursos (obra pública, asistencia social y mejorar el nivel educativo).

Mientras circulan los primeros borradores del proyecto de presupuesto, aún no están definidas las partidas de cada área: será, como todos los años, una dura negociación entre Economía, Jefatura de Gabinete y cada uno de los ministerios y jurisdicciones.

Los empleados pertenecientes al Sistema Nacional de Profesión Administrativa (Sinapa), que están en casi todos los ministerios y son casi 27.000, recibirán un aumento de entre el 10 y el 20%, según la categoría, tal como se anunció el 22 de julio último.

En tanto, los empleados no incluidos en el Sinapa -11.000 agentes- negocian con el Estado en paritarias y percibirán un aumento similar, que está casi definido. Se trata de los empleados de diversos sectores como salud, INTA, INTI, Sigen, guardaparques, administradores gubernamentales y Conae, entre otros. En este caso, la negociación está por definirse y se anunciaría antes de los comicios. En UPCN destacaron que se trata de las primeras negociaciones paritarias que se hacen desde 1991 en el Estado, de las que también participa ATE.

En el proyecto oficial también se asentarán las partidas para el aumento del 20% destinadas al personal de las Fuerzas Armadas y de seguridad federales, que suman 147.000 agentes y que se reparten entre el Ejército (45.000), la Armada (25.000), la Fuerza Aérea (17.000), la Gendarmería (18.000), la Prefectura (12.000) y la Policía Federal (30.000).

En cuanto a los superpoderes, la mayor controversia se centrará sobre la capacidad de recaudar fondos excedentes por parte del Estado, debido al crecimiento de la actividad económica y a la presión fiscal.

Por ejemplo, el presupuesto original en 2004 era de 59.708 millones de pesos, aunque a fin de ese ejercicio se autorizó a gastar 69.223 millones por un superávit inesperado. Ese aumento se realizó mediante decisiones administrativas que comprenden decretos de necesidad y urgencia (DNU) y facultades delegadas, según un informe de ejecución presupuestaria del Grupo Sophia sobre la base de información del Ministerio de Economía.

El gasto real (devengado) fue de 64.275 millones de pesos. Para 2005, la ley de presupuesto prevé recursos para la Nación por $ 77.454 millones. Al 31 del mes último se habían autorizado a gastar unos $ 77.778 millones, un excedente que por ahora no es significativo. Se gastaron $42.000 millones.

Según la oposición, los excedentes en los recursos pueden ser digitados en forma discrecional mediante los superpoderes si el Gobierno -para evitar los DNU- antes los asigna a la partida de Obligaciones del Tesoro (jurisdicción 91). Pero, según la Casa Rosada, los superpoderes no movilizaron de un lado a otro más que el 1% del presupuesto.

Jubilaciones

  • Pese a que fue desmentido hace 20 días por el propio presidente Néstor Kirchner, en la intimidad del Gobierno se analiza una suba generalizada en todos los haberes jubilatorios de aproximadamente el 10 por ciento a partir de 2006, así lo admitieron a LA NACION fuentes vinculadas con la preparación del proyecto de presupuesto nacional que regirá para el año próximo. Al menos ésa es la voluntad política si el Gobierno logra controlar los índices del costo de vida para no causar presiones inflacionarias y para evitar fricciones entre el ala política del oficialismo y el ministro de Economía, Roberto Lavagna. También se sabe que no se descarta un aumento en las asignaciones familiares.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Politica

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.