El Gobierno responsabilizó a un sector del kirchnerismo por las hostilidades