El Gobierno se sacó una mala nota en calidad