El Gobierno señaló que está conforme con la respuesta de Chávez

Así lo sostuvo Randazzo tras la aclaración del presidente venezolano sobre la excepcionalidad de las empresas brasileñas del proceso de estatización; el mandatario, entonces, acusó a la prensa de haber "manipulado" un comentario; "No me gustó la declaración y menos a la Presidenta", dijo Alicia Castro, embajadora argentina en Venezuela
(0)
28 de mayo de 2009  • 00:15

Tras la polémica que desató la promesa de Hugo Chávez al mandatario brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva, que las compañías de su país pueden operar tranquilas en Venezuela, a diferencia de las argentinas, entre muchas otras, y el pedido de Cristina Kirchner al presidente venezolano para que desmientiera el episodio, el gobierno de ese país acusó a los medios de "manipular" el comentario que se hizo "en tono de broma".

"El Gobierno nacional está conforme con la respuesta" de Chávez, aseguró el ministro del Interior, Florencio Randazzo en declaraciones a Radio 10. Así, lo señaló el funcionario tras el pedido de aclaración por parte de Cristina Fernández de Kirchner al presidente de Venezuela.

La embajadora argentina en Venezuela, Alicia Castro, dijo a TN que "no le gustaron" las declaraciones de Chávez y "menos le gustaron a la Presidenta". Y reafirmó que el mandatario bolivariano "no informó" al Gobierno la nacionalización de las empresas argentinas del grupo Techint.

Evaluación. "No le faltó contundencia al gobierno argentino respecto a las decisiones de Chávez [Hugo]. Respetamos la decisión soberana de Venezuela", dijo anoche Randazzo.

El funcionario, en el programa A dos voces, que emite TN, sostuvo: "Hay intencionalidad política de algunos intereses que no comparten las ideas del Gobierno".

Aclaraciones. En un comunicado del Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores, el gobierno chavista sostuvo: "Algunos medios de comunicación argentinos han desatado una feroz campaña de difamación contra la República Bolivariana de Venezuela, con la intención de hacer creer al pueblo argentino que las empresas y, en general, los intereses argentinos, estarían amenazados en nuestro país".

En ese sentido, el gobierno venezolano manifestó: "Los medios de comunicación han buscado manipular un comentario que, en tono de broma, hiciera el presidente de la República Bolivariana de Venezuela durante una reunión de trabajo con su homólogo brasileño, tal y como lo recogieron agencias internacionales de noticias como la AFP: "en un ambiente distendido, Chávez llegó a bromear con Lula, al narrar que Venezuela pasaba por una fase de "nacionalizaciones, menos de las empresas brasileñas, provocando una carcajada general en la reunión".

Y añadió: "El gobierno venezolano rechaza el intento de manipulación que algunos medios de comunicación han hecho de este cable noticioso, y ratifica todo su respeto y su confianza por el pueblo argentino, por su gobierno y por los empresarios argentinos, con quienes nos une una relación estrecha y de trabajo productivo".

Ayer, Chávez había hablado sobre la profundización del modelo bolivariano que impulsa y le había prometido a Lula da Silva que las compañías de su país pueden operar tranquilas en Venezuela.

"Estamos en una fase de nacionalización de empresas en el país, menos las brasileñas", había aclarado Chávez durante su reunión privada con Lula en la ciudad brasileña de Salvador, comentario que sólo trascendió gracias a un descuido. Los audífonos para escuchar a los traductores presidenciales quedaron abiertos y los periodistas pudieron escuchar los primeros minutos del diálogo. Hasta que los organizadores de la cumbre se percataron de lo que ocurría.

Pedido de Cristina. Los dichos de Chávez a Lula Da Silva generaron malestar en la Casa Rosada. Tanto, que Cristina Kirchner se comunicó anoche con su par venezolano para pedirle que aclare sus polémicas declaraciones.

La conversación telefónica trascendió cerca del mediodía a través de un cable de la agencia Télam. El despacho indica que Chávez le negó a la Presidenta haber hecho esas afirmaciones, por lo que la jefa del Estado le solicitó que realizara una desmentida pública.

El contacto telefónico y los ejes de la conversación entre los mandatarios fueron confirmados a lanacion.com por fuentes oficiales.

Campaña contra la revolución. En el comunicado que partió esta tarde Caracas, se sostiene que "esta campaña ha buscado tergiversar los motivos que condujeron a la decisión soberana y legalmente tomada por el gobierno venezolano, de nacionalizar varias empresas del sector siderúrgico, algunas de las cuales fueron parcialmente propiedad del grupo argentino Techint. El procedimiento adoptado e implementado, garantiza a esta empresa la justa y pronta indemnización por los activos que ahora vuelven a ser propiedad del pueblo venezolano, tras haber sido injusta y fraudulentamente privatizados durante la larga y triste noche neoliberal.

"Venezuela, -continuó el comunicado- su pueblo y su gobierno, siempre han acompañado solidaria y desinteresadamente al pueblo argentino en los episodios más difíciles de su historia reciente. En cada momento crucial para la recuperación económica y social de la Nación Argentina, el gobierno bolivariano de Venezuela ha depositado su confianza en el pueblo, en las instituciones, en los gobernantes, en los trabajadores y en los empresarios argentinos, al contrario de los grupos económicos que están detrás de esta calumnia."

Cuestión de olas. Daniel Scioli, por su parte, afirmó que, tal como ocurrió cuando Chávez estatizó la siderúrgica Sidor, el Gobierno "está pidiendo" para que el proceso nacionalizador llegue a buen puerto, es decir, que las compañías nacionales sean debidamente indemnizadas. "Esto no significa que en la Argentina venga una ola estatizadora como se quiere instalar desde algún sector", dijo.

Enseguida, reforzó el concepto. Fue al responder si tras las elecciones "se viene el modelo de Chávez" a la Argentina. "Después de las elecciones el modelo es cada vez más argentino, es aumentar la capacidad productiva y fomentar las inversiones", replicó el gobernador en declaraciones a radio 10.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.