El Gobierno sigue el caso con cautela