El Gobierno tiene 30 días para negociar un acuerdo

La Presidenta ordenó a Kicillof que acusara al juez Griesa de obstruir el cobro a los bonistas
Mariano Obarrio
(0)
28 de junio de 2014  

Varias horas después de que el juez neoyorquino Thomas Griesa impidiera el pago de la Argentina a los bonistas del canje y ordenara al país negociar con los holdouts, el gobierno de Cristina Kirchner acusó el golpe y reaccionó con un duro comunicado . Calificó de "insólita e inédita" la resolución del juez, pero comenzó a resignarse a que Griesa no dejó otra salida que negociar un acuerdo de pago con los fondos buitres en no más de 30 días.

"Si el juez nos embargaba, había que ver qué hacíamos. Si convalidaba el pago, negociábamos con margen con los «buitres». Ahora hay que sentarse a negociar y resolver el tema en 30 días", confió a LA NACION un funcionario oficial.

La Presidenta se enteró del rechazo del juez de Nueva York al pago a los bonistas mientras estaba en vuelo en el Tango 01 a Santa Cruz. Tomó con desagrado la decisión y le ordenó al ministro de Economía, Axel Kicillof, publicar un comunicado con otro título desafiante: "Argentina paga, Griesa obstruye el cobro a tenedores de bonos argentinos".

El comunicado de anteayer decía "la Argentina paga". La orden de cancelar el vencimiento del bono Discount con los bonistas del canje de 2005 y 2010 buscaba poner la responsabilidad en el juez y elegir uno de estos dos escenarios:

Si embargaba los fondos, el Gobierno se victimizaba. Ponía a Griesa contra los bonistas. De manera encubierta les pagaba a los "fondos buitre" para luego completar el vencimiento a los tenedores de bonos y negociar un acuerdo con los holdouts con más tiempo y margen.

Si el juez convalidaba el pago a los bonistas, el Gobierno tenía tiempo para negociar hasta septiembre, fecha del próximo vencimiento de bonos, sin caer en default.

Pero Griesa no aceptó esa encerrona. Declaró "ilegal" el pago a los bonistas porque incumple el fallo que ordena cancelar US$ 1330 millones con NML Capital y Aurelius al mismo tiempo que los vencimientos regulares. Y ordenó al Bank of New York Mellon (BONY) devolver el depósito al Estado argentino.

Por eso, ahora Economía planteó: "La Argentina paga, Griesa obstruye el cobro a los tenedores de bonos". Otra vez, la estrategia es poner al juez en contra de los bonistas. Y dijo: "Los fondos depositados en Nueva York ya no son de la Argentina, sino que pertenecen a terceros".

Con ello, rechazó la devolución de Griesa e intenta poner nuevamente la pelota en su campo como anteayer, cuando emitió el pago al Banco de Nueva York.

Sea como fuera, el Gobierno comprendió que deberá negociar y acordar con los holdouts antes de cancelar el Discount. El vencimiento será pasado mañana, pero existe un plazo de gracia de 30 días, con lo cual tendrá tiempo hasta el 31 de julio para acordar con los "buitres" y pagar a los bonistas del canje sin sufrir embargos de Griesa y no caer en default. "Tenemos 30 días para negociar", se lamentó un funcionario.

El Gobierno comenzará a definir entonces la oferta a los holdouts: un pago inicial cash y un esquema de pagos en bonos, pero después de diciembre próximo, para evitar la clausula RUFO, que vence ese mes y abre la puerta a los bonistas a nuevos reclamos si se les mejora la oferta a otros acreedores.

Durante la tarde de ayer, la Casa Rosada estaba vacía -era el día del empleado público- pero Kicillof estuvo reunido varias horas con el jefe del Gabinete, Jorge Capitanich. Participaron también parte del equipo económico: el viceministro Emanuel Álvarez Agis; el secretario de Finanzas, Pablo López, y el secretario legal, Federico Thea. Kicillof se retiró a las 19.

La estrategia jurídica del plan la conduce el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini, por sobre Kicillof y sobre los abogados del Estado. Es el hombre de confianza de la Presidenta en estos temas.

MÁS LEÍDAS DE Politica

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.