El Gobierno toma distancia de las provincias con elecciones adversas

Fuente: Archivo
Santiago Dapelo
(0)
7 de marzo de 2019  

El mensaje es claro: cuidar al Presidente con un objetivo de máxima, lograr la reelección. En medio de un año complicado por la marcha de la economía, el equipo de campaña que lidera el jefe de Gabinete, Marcos Peña, no quiere exponer a Mauricio Macri a un desgaste innecesario. La imagen del jefe del Estado solo se utilizará en distritos en los que se pueda capitalizar su presencia.

Solo darán las batallas que sirvan. No es el caso en Neuquén, donde el próximo domingo se elige gobernador. No solo Macri no irá, sino que no está prevista la presencia de ningún peso pesado de Cambiemos para el tramo final de la campaña de Horacio "Pechi" Quiroga, el candidato del Gobierno.

Por las dudas, ya está el discurso que darán las autoridades de Cambiemos frente a lo que se presenta como un claro tercer puesto en los comicios en Neuquén. "Más allá de la perspectiva del resultado, lo importante es que crecimos en la provincia", destacó uno de los integrantes de la mesa nacional de Cambiemos. En Neuquén, además de inaugurar el calendario electoral, se presenta un desafío especial. Allí se encuentra una de las joyas que el Gobierno busca vender a los inversores extranjeros: Vaca Muerta, a la que el Presidente definió como "un tesoro energético que se está despertando". Ahí compiten cabeza a cabeza el Movimiento Popular Neuquino (MPN) y Unidad Ciudadana, que lidera la expresidenta Cristina Kirchner.

El riesgo de que el kirchnerismo se imponga con Ramón Rioseco-caracterizado como un líder piquetero en la Casa de Gobierno- en donde se encuentra el yacimiento de hidrocarburos no convencionales con mayor potencial de desarrollo en el mundo encendió las alarmas de la Casa Rosada, donde ya miran la reelección de Omar Gutiérrez con buenos ojos.

"Preocupa más la consecuencia de perder Vaca Muerta que el impacto electoral", se sinceró una de las autoridades partidarias.

La comunicación, que bajará a modo de enseñanza, se presentará al día siguiente en la reunión del Consejo Nacional, en Parque Norte, en la que participará la plana mayor del macrismo, pero no el Presidente. Ahí, además, se discutirá la paridad de género para los cargos partidarios y la limitación de los mandatos de legisladores nacionales a una sola reelección, entre otras cuestiones.

La estrategia que puso en marcha el comando de campaña de Cambiemos es nacionalizar algunas elecciones. Es lo que podría suceder una semana más tarde en las PASO en Córdoba, siempre y cuando se llegue a un acuerdo entre los postulantes de Cambiemos, Mario Negri y Ramón Mestre. Algo que se presenta como improbable por estas horas. "Vamos a preservar a Macri para las batallas que valen la pena", describieron fuentes oficiales.

Así, las provincias donde el Presidente tendrá un rol de peso serán Córdoba, Santa Fe, Mendoza, Corrientes y La Rioja, todas se jugarán antes que la elección presidencial. En tanto que en Buenos Aires, Capital, Santa Cruz, Formosa y Catamarca se nacionalizarán por el simple hecho de que se votarán las PASO y la general, el 11 de agosto y el 27 de octubre, respectivamente.

Si bien desde la conducción partidaria anticiparon que acompañarán a todos los candidatos, lo cierto es que en Chubut y San Luis, por citar dos ejemplos, no habrá un despliegue igual que en los distritos que se nacionalizarán.

Todo dependerá del peso electoral que tenga el distrito, pero también la imagen del Presidente. En esas provincias en donde Macri aún tiene buena imagen, dirá presente. Para eso también ya está armado un cronograma de inauguraciones de obras públicas para que el jefe del Estado presente a lo largo del año electoral.

Será también la obra pública uno de los argumentos para confrontar con el kirchnerismo. Algo de eso adelantó en su discurso el último viernes ante la Asamblea Legislativa. "Juntos estamos construyendo los cimientos más profundos. Con obras que empiezan y terminan, que valen lo que cuestan; con rutas y autopistas más seguras; con trenes, puertos y aeropuertos que conectan al país; con conectividad en hogares, escuelas y municipios donde antes no llegaba internet", dijo el Presidente en uno de los pasajes de su presentación.

La gran mayoría de estas obras están en el conurbano, donde el Gobierno pondrá gran parte de la atención.

En ese sentido, ayer, la Casa Rosada anunció que realizará una inversión de 5197 millones de pesos para emprender nuevas obras viales comprendidas en el Plan de Pavimentación en el Gran Buenos Aires.

"Estamos saldando una deuda de infraestructura, que es básica, pero que nunca se atendió", Guillermo Dietrich.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?